top of page
  • Foto del escritorTGCQ

La inflación de julio fue de 7,4% y acumula en doce meses 71%

Es un símbolo del descalabro macroeconómico que profundizó el Gobierno y también de la reconfiguración de poder en el Frente de Todos en arrolladores 40 días que terminaron entronizando a Sergio Massa. Tras la renuncia de Martín Guzmán y la asunción de Silvina Batakis en un contexto de vacío de desorden político, y del vuelo de las cotizaciones libres del dólar y la imposibilidad de fijar precios, la inflación en julio marcó un furioso 7,4%, el pico mensual -por ahora- en el año.


En ese marco, el aumento de los precios acumula un 46,2% en siete meses y 71% en doce meses. Para algunos privados, como FIEL, la inflación superaría en diciembre el 100%. Los sensibles precios de los alimentos mostraron un incremento de 6% en el mes, mientras que la inflación núcleo -que elimina precios regulados y estacionales- fue de 7,3%.


Los diez mejores pronosticadores del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) esperaban una inflación de 7,7% para el mes pasado, el mismo número que registró el índice de inflación de la Ciudad de Buenos Aires. Para fin de este año, esperan un avance de 94,7%. De confirmarse, sería el peor dato en tres décadas. Ese récord negativo lo tiene hasta el momento el 53,8% con el que cerró Mauricio Macri su mandato en 2019, que sería ampliamente superado.


Antes de que el Indec diera a conocer el índice de precios al consumidor (IPC), el Banco Central (BCRA) buscó dar una señal contundente al mercado. Resolvió otro aumento de 9,5 puntos que ya podrán aprovechar hoy los bancos que les compren Letras de liquidez (Leliqs). Además, desde mañana, los plazos fijos minoristas quedarían con un piso del 70% anual. Para los analistas es una buena señal, pero aún no es suficiente: faltan detalles sobre el plan fiscal del Ministerio de Economía. Básicamente, cómo se cumplirá la meta de 2,5% del PBI sellada con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Se harán todas las correcciones que sean necesarias”, dijo Massa, sin mayores precisiones, en su presentación.


Cerca de Massa ya habían dejado trascender que “la inflación va a ser un shock para el Gobierno”, hablando específicamente sobre los datos de julio, pero también sobre agosto, que no tendría un piso menor al 6%. Para el ministro de Economía, el foco será el fiscal, pero también -como Guzmán- hablará de dar una respuesta integral al problema.


“Es un número en línea con lo esperado, un nivel alto y que muestra que la inflación difícilmente se desacelere en el segundo semestre”, afirmó a este medio Guido Lorenzo, director de la consultora LCG.


“Puede ser que haya habido un efecto negativo por la inestabilidad que provocó la salida de Guzmán, pero en el fondo acá hay problemas fundamentales. Básicamente, un excedente de liquidez y la percepción de poco compromiso por parte del gabinete económico en materia de desinflacion”, agregó el economista.


“En ese sentido, es que el BCRA se movió a una postura más agresiva en materia de tasas de interés. Creemos, de todas formas, que el alza de tasas se profundizará en las próximas semanas, dado que todavía no compensa a la inflación esperada, que en nuestro caso alcanza el 98% para 2022 y no muestra señales de desaceleración en 2023″, dijo.


“Es un número muy alto, bien por encima de junio. La aceleración de julio tuvo que ver con el desanclaje de las expectativas y un aumento de las perspectivas de devaluación. Esto se dio por la emisión monetaria del BCRA en junio para sostener la curva de pesos, el cierre de importaciones, el alza de tasas implícitas en la cobertura de futuros del Rofex”, afirmó el economista Martín Vauthier, de la consultora Anker.


“Hacia adelante, para ver una desaceleración, es importante que aparezca un programa de estabilización. La suba de interés es positiva; va en el sentido correcto, porque está apenas por encima del ritmo de crawling peg [micro devaluación del oficial], pero por debajo aún de la inflación en el margen. Es correcto, pero está lejos de ser una medida suficiente para estabilizar. Tiene que venir acompañada de señales fiscales contundentes y creíbles”, dijo Vauthier, que creen que el fracaso o el éxito de la gestión económica hacia adelante va a ser el el BCRA puede volver a sumar dólares.


Fuente: La Nación



4 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page