• TGCQ

Senado: oficialismo convirtió en ley el Presupuesto 2023 y la prórroga de la vigencia de impuestos

En la tarde de este miércoles, precisamente a las 17.35, el tablero del recinto marcó que la Cámara de Senadores convirtió en Ley el Presupuesto de Administración General de la Nación 2023 por unanimidad. Durante el cierre de la sesión especial, que duró tan solo 3 horas y que estuvo presidida por la presidenta provisional, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, también se convirtió en Ley la Prórroga de Impuestos.


Sin la presencia de JxC, que no bajó a dar quórum y tampoco presenció el debate en rechazo a la incorporación al temario de la designación de los representantes ante el Consejo de la Magistratura, el oficialismo logró aprobar los proyectos con la presencia de los senadores aliados Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro), Clara Vega (Hay Futuro Argentina) y la misionera Magdalena Solari Quintana.


La palabra de los senadores

Con una lista de oradores acortada, abrió el debate el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el riojano Ricardo Guerra (FdT), que en primer lugar se refirió a la prórroga de impuestos y asignaciones específicas que viene con media sanción de Diputados y explicó que el artículo 2 de la Ley 27.432 “prorrogó por última vez hasta el 31 de diciembre del 2022 cinco impuestos que son motivo de una nueva prórroga”.


En esa línea, detalló que la prórroga consistirá en 5 años hasta el 31 de diciembre de 2027 y enumeró los impuestos que se prorrogan: “Impuesto a las ganancias; el impuesto sobre los créditos y débitos en cuenta corriente bancaria, más conocido como impuesto al cheque; el impuesto adicional de emergencia sobre el precio final de venta de cigarrillos; los impuestos del régimen de monotributo;


“Además, se prorrogan una serie de asignaciones específicas hasta el 2027 que son nutridos de una serie de impuestos como el IVA, el de Capital de Cooperativas, sobre Bienes Personales, sobre impuestos a los pasajes al exterior”, precisó.


Guerra agregó que también se suspende lo que está establecido en el inciso A del artículo 30 de la Ley de Impuestos sobre los Bienes Personales que establecía que el 90% del producido de dicho impuesto debía financiar el Régimen Previsional, pero “al ser suspendido dicho artículo el producido de dicho impuesto se coparticipa conforme al Régimen de Coparticipación Federal”.


Por último, indicó que “extiende por 5 años el Fondo para la Educación y Promoción Cooperativa que se nutre de un impuesto que se aplica sobre el capital de estas organizaciones y con una alícuota del 2%”.


“Los impuestos que estamos buscando su prórroga representan entre el 30 y el 32% de la recaudación tributaria”, remarcó el riojano y resaltó que “son de relevancia su continuidad para financiar, no solamente los presupuestos nacionales, sino también los provinciales, porque son impuestos coparticipables y a su vez el dinero producido de estos impuestos se destina a financiar al Régimen Previsional”.


Relacionando con el Presupuesto 2023, Guerra explicó que “la suma de cuatro impuestos de los que estamos prorrogando, involucran una cifra superior a los 11 mil millones de pesos más del 7% del PBI”, y subrayó: “Estamos sin duda ante un hecho muy importante y necesario que dichos impuestos continúen”.


Los impuestos que estamos buscando su prórroga representan entre el 30 y el 32% de la recaudación tributaria. Son de relevancia su continuidad para financiar, no solamente los presupuestos nacionales, sino también los provinciales“.


Por otro lado, el titular de la Comisión de Presupuesto reiteró que los impuestos son coparticipables y puntualizó en el impuesto a las ganancias que “es coparticipable en su totalidad de recaudación entre provincia, nación y conjuntos de provincias”. “Los bienes personales, primero tienen una detracción de cifras nominales con destino al INCUCAI y luego más del 93% se destina al régimen de coparticipación federal y un 6,2% se distribuye entre las provincias que no han transferido sus cajas previsionales a la Nación”, detalló.


Sobre los impuestos a los créditos y débitos bancarios manifestó que son “íntegramente destinados al ANSeS al igual que el producido de la Ley sobre el precio final de la venta de cigarrillos”, y aclaró que en el caso del impuesto al monotributo “que tiene dos impuestos el impositivo que se distribuye en un 70% al ANSeS y un 30% se distribuye conformen al Régimen de Coparticipación Federal; y lo que es el componente previsional que compone al monotributo se destina al ANSeS”.



En cuanto a las asignaciones específicas precisó que “sobre el producido al IVA un 11% se destina al ANSeS. El impuesto sobre el capital a las cooperativas el 50% se destina al Fondo para la Educación y la Promoción de las cooperativas. El impuesto a los pasajes al exterior se destina el 40% al Instituto Nacional de Promoción Turística y un 60% a la Secretaría de Turismo”.


“La vigencia de estos impuestos es de sustancial importancia tanto para financiar al Presupuesto nacional, a los presupuestos provinciales y al Régimen Previsional, es decir, al ANSeS”, reiteró Guerra y advirtió que “no hacer lugar a la prórroga de estos impuestos, tendríamos consecuencias impredecibles desde un punto de vista social”.


En segundo lugar, se refirió al Presupuesto 2023 y explicó que se realiza para cumplir con lo establecido del artículo 75 inciso 8 de la Constitución Nacional y sumó: “El proyecto propone converger a la estabilidad económica, a la recuperación del poder adquisitivo de los ingresos y a la recomposición y fortalecimiento de los mercados tanto internos como externos”.


En ese sentido, puntualizó en los objetivos centrales de la “Ley de leyes” que “están referidos a fomentar el orden fiscal, propender al superávit comercial, fortalecer las reservas en el Banco Central y generar un desarrollo social”.


Con relación al orden fiscal, planteó que “en el Presupuesto prevé que el déficit base caja no supere el 1,9% y está en consonancia con los compromisos asumidos con el FMI y también referido al financiamiento del déficit fiscal”.


En relación al sostenimiento del superávit comercial, el riojano explicó: “Se creó el Programa de Incremento Exportador que se conoció como ‘dólar soja’ que, además de dicho programa que comenzó a regir en el presente ejercicio, también se fomentó y se incrementó sustancialmente el control de las exportaciones y de las importaciones para evitar maniobras de subfacturación y de sobrefacturación”.


Al hablar del fortalecimiento de las reservas del BCRA, el oficialista señaló que “se consensuó con distintos sectores de la economía como la ganadería, la pesca, la minería, que liquiden exportaciones para que ingresen divisas como así también se buscó los desembolsos de diversos organismos multilaterales todo con el sentido de fortalecer las reservas que es el respaldo de la moneda en circulación”.


Sobre el objetivo con desarrollo en inclusión social, Guerra consideró que “constituye una política muy importante y relevante para el Gobierno y consiste en fortalecer los salarios y jubilaciones de los ciudadanos”.


En cuanto a los parámetros macroeconómicos fijados en el Presupuesto, según el FMI “prevé un crecimiento del producto bruto mundial del 2,9% y para nuestro país está previsto un crecimiento del 2%, porcentaje que también se prevé que se mantenga para el ejercicio 2024 y 2025”.


“El consumo privado y público se prevé un incremento del 2% y de la inversión un incremento del 2,9%. El comercio exterior, continuando con la consolidación de la balanza comercial, se prevé un saldo positivo de más de 12 mil millones de dólares”, explayó Guerra y agregó: “Con todas estas medidas y proyecciones macroeconómicas que implican un reordenamiento se espera que las expectativas inflacionarias sean contenidas para que, de ese modo, se concluya el 2023 con una inflación cercana al 60% y un tipo de cambio con un crecimiento levemente superior en los 169,9 pesos por dólar”.


En cuanto a los números globales del Presupuesto, el riojano precisó: “En materia de gastos se prevé un total de 28,9 billones de pesos que, si consideramos su distribución por finalidades y funciones, tenemos que más de un 64% está destinado a los servicios sociales, donde un gran componente es el pago a los jubilados. También tiene una participación importante la salud, la educación y la ciencia y la técnica”.


“15,5% lo componen los servicios económicos (subsidios), un 10% la deuda pública, un 4% los servicios de defensa y seguridad, y un 5,6% lo que es Administración Gubernamental”, detalló y siguió: “Geográficamente un 22% está concentrado en la Ciudad de Buenos Aires, un 21,2% en la provincia de Buenos Aires, de tal modo que el 43,2% está concentrado en esas dos jurisdicciones. El 17,9% queda en el Estado Nacional y un 38,7% para el resto de las jurisdicciones. Claramente denota una alta concentración”.


En materia de ingresos, indicó que “se prevé una recaudación de 22,4 billones de pesos, de los cuales el 99,6% son de ingresos corrientes y solo un 0,4% son de ingresos de capital. Más del 66% de lo que son los ingresos corrientes son obtenidos de la recaudación de impuestos y un 29% lo aportan las contribuciones a la seguridad social”.


Comparando los gastos con los ingresos, Guerra observó que “tenemos un déficit de 6,4 billones de pesos los cuales se van a financiar con la obtención de fuentes financieras por 30 billones de los cuales se aplicarán por 23,7 billones de pesos. El componente principal, tanto de las fuentes como de las aplicaciones, es el endeudamiento público en pesos”.


Por otro lado, el riojano informó que se han incorporado obras en el proyecto que serán ejecutadas “en cuanto y en tanto” se les asignen los recursos. Por último, consideró que el Presupuesto 2023 “es acorde al contexto en el cual proviene y se encuentra el país. Es un presupuesto realista en la cual financia los servicios esenciales del Estado como así también las políticas esenciales definidas como un plan de gobierno, pero en un arco de restricciones que esta dado por un contexto mundial con una guerra que tiene impactos globales grandes”.


“No hay que olvidar que el país tuvo que encausar una deuda muy elevada que dejó la gestión de gobierno anterior en la cual nos introdujo al sistema nuevamente del FMI y luego tuvimos que sufrir una crisis sanitaria muy costosa y dolorosa. Todas circunstancias que hacen un contexto en el cual se encuentra la Argentina sea de restricciones”, lamentó el senador del FdT.


También destacó que el Presupuesto es “una norma muy importante y fundamental para toda gestión de Gobierno. Es una norma que autoriza a invertir en los servicios esenciales como así también en las políticas que desde el Poder Ejecutivo se definen, permite recaudar los recursos que permiten luego financiar las políticas; fija parámetros macroeconómicos”.


“Se podrá coincidir o no con las proyecciones o las políticas, pero en todo caso eso serán motivos de observaciones, pero lo que no es materia de discusión es privar a un país a tener su Presupuesto como ocurrió el año pasado en al cual la oposición no acompañó y como vemos en esta oportunidad que está ausente para su tratamiento”, criticó Guerra y ponderó: “Es un presupuesto que tiene un fuerte componente federal en materia de obra pública en todas las provincias”.


En último lugar, explicó que el proyecto viene con un “fe de erratas” en el artículo 89 que establece que “tanto el Estado Nacional, estados provinciales y municipales que son los titulares de los servicios energéticos tengan que velar por el pago de la factura que emita la empresa distribuidora del mercado que es CAMESA. Velan que las facturas que emiten contra esa distribuidora finalmente sean pagadas”, y explicó que el sentido de la “fe de erratas” es porque la redacción original establecía que esas jurisdicciones “deberán controlar y garantizar el estricto cumplimento del pago”, corrige y debe decir: “Las jurisdicciones deberán controlar el estricto cumplimiento del pago”, es decir que las jurisdicciones deberán controlar, pero no garantizar el pago de las facturas que emita CAMESA contra las distribuidoras de energía eléctrica.



Luego fue el turno del rionegrino Alberto Weretilneck (JSRN) definió que “un presupuesto de alguna manera es prever o intentar prever qué es lo que vaya a suceder en el próximo año fiscal de un Estado. Obviamente que cuando más cerca de lo que se prevea o de lo que se haya planteado, esté la realidad o la ejecución de ese Presupuesto hay mayor certeza sobre rumbo de una administración pública o de un país. Cuando más lejos se está de eso que se estableció mayor desestabilidad, mayor desconfianza, mayor zozobra”.


“Fundamentalmente la confianza que le da el Congreso a un Poder Ejecutivo, porque de alguna manera, el hecho de aprobar lo que el PEN supone o piensa, o desea, no deja de ser un acto de confianza del Congreso de la Nación”, consideró y remarcó: “En definitiva, lo que estamos haciendo es permitir que se recauden los impuestos de la manera que se ha planteado, y sobre todo estamos autorizando los techos de los gastos en toda la administración pública”.


A su vez, analizó: “Es muy difícil encontrar un Gobierno en los últimos años que haya cumplido, de alguna manera, que refleje lo que el Congreso autorizó ya sea como ingresos o egresos. Creo que es uno de los temas que nos marca hoy por qué tenemos la situación que estamos viviendo, porque ninguno de los equipos económicos ha logrado cumplir lo prometido en este Congreso”.


Por otro lado, aseguró que “cada discusión del Presupuesto de la Nación es un momento de tensión entre Nación y provincias”, debido a que es el momento en el cual “se distribuye lo que hay, sea mucho, poco o más o menos. Y en esa distribución los que somos del interior aspiramos, deseamos y eximios que lo que el interior produce y genera vuelva en obras, en acciones, en mejorar la vida de quienes vivimos en el interior del país”.


En suma, Weretilneck puntualizó en el tema de los subsidios al transporte que “se discutió acá y se avanzó algo, no todo lo que hubiésemos deseado”. “Uno es el transporte, cuando vemos los millones que se destinan al AMBA y que no se destinan al interior del país, y el costo del boleto de transporte en el interior del país y en el AMBA, si bien es un tema que se avanzó hasta los 85 mil millones de pesos, nosotros necesitamos que en el presupuesto del año próximo esta cifra sea mejor”, comparó.


“Lo mismo en los subsidios a la electricidad y al gas, si bien en las distintas leyes que se han sancionado se ha avanzado, la distribución sigue siendo todavía inequitativa, y si bien en Diputados se avanzó, todavía hay que avanzar mucho más”, criticó el rionegrino.


A su vez destacó como “un hecho importante el artículo 117 de la ley, donde se ha planteado un tema que tuvo origen en algunos senadores, que el 117 cuando dice que a los fines de federalizar el impacto del gasto del Presupuesto nacional, las jurisdicciones y entidades de la administración nacional comprendidas en el inciso A del artículo 8 de la Ley 24.156, así como las empresas y sociedades del Estado del inciso B, y los entes públicos incluidos en el inciso C del citado artículo, que tengan cedes en las provincias harán las acciones necesarias para descentralizar al menos el 50% de los procesos de contratación de obras, bienes y servicios en cada una de las jurisdicciones. Creo que aquellos que eximimos en el Presupuesto cada vez más federalismo es un tema importante y no menor que merece que destaquemos”.


“A partir de la situación que se deriva de la deuda externa, a partir del peso que tienen los aportes y contribuciones, fundamentalmente las prestaciones sociales como son las jubilaciones, y el tema de los subsidios, vemos que entre estos tres ítems tenemos casi el 70% del gasto de la administración pública nacional, con lo cual es muy complejo poder destinar recursos para todas aquellas actividades, y promociones que se necesitan en todo el país”, explayó.


En otro tramo de su intervención, celebró la “predisposición del Poder Ejecutivo Nacional en cuanto a la provincia de Río Negro, y la predisposición en la Cámara de Diputados de esta discusión entre los senadores de la provincia de Río Negro y los diputados nacional, ya sea del Frente de Todos como de Juntos Somos Río Negro, hemos logrado que este Presupuesto refleje las obras que nosotros necesitamos en la provincia, y que forman parte del proyecto de provincia que muchas veces compartimos los objetivos”.


“Este Presupuesto prevé obras por 12 mil millones de pesos en la provincia, 500 millones en medioambiente, 4 mil millones en obras de agua y cloacas en 12 localidades, prevé 870 millones de pesos en obras educativas en 16 ciudades, 4 mil millones en vialidad nacional, tiene 780 millones de obras del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, y tiene distintas obras de salud por 138 millones de pesos en términos generales”, precisó Weretilneck.


Y cerró: “Con lo cual uno siempre aspira a lograr la mayor cantidad de obras y de acciones del Estado federal en la provincia que se puedan, nosotros desde el punto de vista los senadores y diputados de la provincia de Río Negro hemos logrado por lo menos garantizar que este Presupuesto refleje las necesidades actuales y de los próximos años de la provincia”.


Fuente: Parlamentario


https://www.parlamentario.com/2022/11/16/sin-la-presencia-de-jxc-el-oficialismo-convirtio-en-ley-el-presupuesto-2023/


7 visualizaciones0 comentarios