top of page
  • Foto del escritorTGCQ

El Gobierno anunciará un nuevo "dólar agro" y trabaja en una simplificación impositiva

Apremiado por la sequía, y respaldado en el renovado apoyo de la Casa Blanca a la Argentina, el ministro de Economía, Sergio Massa, ultima una ofensiva para sumar dólares y fortalecer las reservas del Banco Central con el fin de garantizar la estabilidad de la economía a lo largo del año electoral. El plan del Palacio de Hacienda tiene tres pilares: un nuevo programa para alentar las exportaciones agroindustriales y de las economías regionales –un dólar agro, heredero del dólar soja–, una simplificación del régimen impositivo que toca las importaciones y el turismo para unificar los llamados dólar “Coldplay”, “Qatar” o “Tecno” y una ampliación de los préstamos con organismos multilaterales. Las medidas serían anunciadas el lunes.


El nuevo régimen para alentar exportaciones será temporal. Durará 90 días para productos de las economías regionales como maní, arroz o el vino, y 30 días para la soja. Para evitar un impacto en la inflación, los productos incluidos dentro del nuevo esquema que se consuman en el país irían acompañados de un acuerdo con las cámaras empresariales que participan de la negociación.



Con este nuevo programa, el Ministerio de Economía espera que se liquiden alrededor de US$15.000 millones en exportaciones hasta octubre.


“El desafío es impulsar esta medida para fortalecer en el segundo trimestre las reservas y continuar el camino de estabilización que tiene que recorrer la Argentina”, dijo Massa. “La sequía nos golpeó muy fuerte. Lo asume el Fondo, lo asumen todos aquellos que entienden el peso que tiene el sector agroexportador en la economía argentina, y creemos que así como tomamos medidas para proteger y ayudar con beneficios impositivos a los productores que fueron víctimas de la sequía, también tomamos medidas para promover las exportaciones y consolidar al agro en la posibilidad de cumplir sus contratos y al Banco Central en la posibilidad de fortalecer las reservas”, indicó.


El nuevo dólar “agro” se discutió con el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI), que si bien nunca terminó de digerir el dólar “soja” –el organismo rechaza la implementación de tipos de cambio múltiples– terminó avalándolo ante las dificultades para sumar reservas a las arcas del Banco Central, ahora agravadas por la sequía.


Para el Fondo, la acumulación de reservas es de vital importancia porque con esos recursos el Gobierno luego debería pagar la deuda vigente con el organismo.


Además del nuevo dólar “agro”, el Ministerio de Economía comenzará a trabajar en una simplificación del régimen vigente para las importaciones y el turismo.


Aunque existe un solo tipo de cambio para importar, el dólar oficial, la multiplicidad de impuestos ha llevado a que, en la práctica, se hable de un dólar “Qatar”, un dólar “Coldplay” o un dólar “Tecno”. Ese ha sido un tema ríspido en las discusiones con el Fondo, que mostró una notable flexibilidad para acomodar sus exigencias a los avatares de la economía argentina.


“El segundo gran desafío tiene que ver con empezar a recorrer un camino de simplificación cambiaria a los efectos de que todo eso que aparece como dólar ‘Coldplay’, ‘Tecno’, empiece a trabajar y a operar en un esquema más unificado”, dijo Massa.


Massa y su equipo comenzarán a darle forma a ese nuevo esquema –sobre el que todavía no hay nada definido­– para presentárselo al Fondo antes de la próxima auditoría, en la cual se revisarán las metas del primer trimestre y debe estar terminada en junio.


En el Ministerio de Economía aclararon que la idea es comenzar a simplificar los impuestos que afectan al turismo, los conciertos y algunas importaciones para avanzar a un sistema más simple.


El último componente de la ofensiva para sumar reservas y evitar un desmadre mayor de la economía es ampliar el respaldo de los organismos internacionales. Massa tiene casi cerrados nuevos programas con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Mundial por alrededor de US$3000 millones.


Se trata de fondos frescos, el último eslabón de lo que el presidente Alberto Fernández llamó “un puente que nos permita llegar al año entrante” y transcurrir los próximos meses con “más tranquilidad”.


Así y todo, con las tres patas de esa ofensiva, en el Ministerio de Economía calculan que aún faltarán alrededor de US$3000 millones para terminar de transitar el año sin sobresaltos, más aún teniendo en cuenta que al ser un año electoral el acopio de dólares tiende a ser más alto que en otros años por la incertidumbre política. Economía confía que podrá allanar el camino de aquí hasta fin de año para conseguir esos fondos.


Fuente: La Nación



10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page