top of page
  • Foto del escritorTGCQ

Fiscalización a grandes empresas: el plan de la AFIP para sostener la recaudación

La recaudación nacional siente el impacto de la sequía como una patada en el pecho. En cuatro meses, los ingresos del Estado subieron 88,6% anual, unos 20 puntos menos que la inflación. Las retenciones caen 48,4% en términos nominales y también se contraen los derechos aduaneros y otros tributos atados al comercio exterior y la actividad.


Pero el IVA impositivo sobrevive. Acumula una expansión del 139,3% anual. La AFIP sostiene que la mayor fiscalización se nota en esos números. Y acelera controles en sectores en los que sospecha alta elusión y evasión.


La AFIP aumenta percepciones a importadores: en qué productos impacta y cuánto espera recaudar


Las importaciones siguen en baja: el recurso de las empresas para mantener la actividad y las caídas por sector


El 10 de abril entró en vigencia la Resolución 5339, que eliminó los certificados de exclusión con el que las empresas dilataban el pago de IVA e Impuesto a las Ganancias al importar bienes terminados. La medida, fuertemente criticada por la Unión Industrial Argentina (UIA) por encarecer costos al anticipar por al menos nueve meses el pago de impuestos, supone tributar 26% más por cada compra al exterior al momento de recibir la mercadería.


"La recaudación de abril (IVA neto 117%) muestra la incidencia positiva de medidas recientes, como la mejora en el Plan de Cumplimiento del IVA, el Programa de Monitoreo Fiscal y las modificaciones introducidas en los regímenes de facilidades para las grandes empresas" tuiteó el titular de la AFIP, Carlos Castagneto. Son acciones que se desprenden del Plan Estratégico que se incluyó en el acuerdo de Facilidades Extendidas con el FMI para incrementar la recaudación.


Plan de recaudación de la AFIP

En paralelo, la AFIP implementó regímenes de percepción de IVA en operaciones de comercio electrónico y en comercios mayoristas. Buscó "marcar" con un anticipo a cuenta del pago de impuestos transacciones que se le escapaban del radar.


Castagneto, además, creó tres divisiones de fiscalización sectorial, Minería, Agricultura y Pesca. Las tres dependencias buscan aumentar los niveles de cumplimiento en sectores que el fisco considera estratégicos, por el peso que tienen en el comercio exterior.


Cada uno tiene sus particularidades. En Pesca, el foco está puesto en la formalización laboral, que incrementaría las contribuciones a la Seguridad Social. En el agro, se busca combatir la subfacturación de exportaciones y la informalidad laboral. En Minería, el trabajo suele cumplir con la normativa, pero el fisco sospecha que las grandes empresas subdeclaran o apelan a mecanismos para reducir el pago de IVA y Ganancias.


En la AFIP muestran que la recaudación por IVA sube cada mes por encima de la inflación. Si bien la expansión de la actividad ayudaba, esta empezó a amesetarse en el segundo semestre y la recaudación del impuesto no parece sentirlo. Y, anticipan, se sumarán más controles.


Autos y cemento

Hay dos sectores que están en la mira del fisco. Uno es el de las concesionarias de automóviles 0 km. El fisco sospecha que hubo un fuerte aumento en la subfacturación de vehículos a estrenar.


Generalmente, la compraventa de autos usados es la que concentra mayores niveles de informalidad. Pero la disparada de precios de los últimos meses y la escasez de unidades disparó precios y disparidades entre los precios que informan las terminales y lo que hay que pagar para sacar el auto del punto de venta. La AFIP aumentó la fiscalización en estos comercios, de manera presencial.


El otro sector en el que aumentan las inspecciones está ligado a la construcción: las grandes cementeras. Un grupo pequeño de empresas que, según el fisco, venden más del 30 por ciento del producto sin pagar impuestos. La sospecha surge de cruzar información sobre declaraciones de ventas, facturación, pago de IVA y Ganancias. En este caso, los controles son sistémicos.


Revalúo inmobiliario

Mientras tanto, el Gobierno le sigue prometiendo al FMI una rápida aplicación del revalúo inmobiliario para que las propiedades paguen más Bienes Personales, independientemente de que las provincias se sumen a la metodología de las nuevas valuaciones.


El revalúo debería estar listo este año en lo referente al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se lee en el último staff report del FMI. En la Ciudad, la AFIP ya hizo el recálculo el año pasado, al quitar un límite que pisaba la valuación que se aplica en el organismo porteño. La provincia de Buenos Aires entregó al fisco nacional las partidas inmobiliarias, para que puedan cruzarse con los CUIT de los contribuyentes una vez que el Organismo Federal de Valuaciones de Inmuebles (Ofevi) defina la nueva metodología de cálculo.


No es algo que desespere al fisco. Los impuestos patrimoniales quedan muy desfasados con la alta inflación, porque las valuaciones corresponden a meses pasados y un impuesto que pesa relativamente poco en la torta pasa a contribuir aún menos, al licuarse por la aceleración del IPC. Las provincias, en donde la recaudación por Ingresos Brutos sobrevive, ya notan lo viejas que quedaron las valuaciones de comienzos de año en sus arcas.



Fuente: El Cronista



173 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page